junio 19, 2024

Desde este martes La medida de fuerza será con modalidad activa en las 57 universidades nacionales. Docentes, no-docentes e investigadores reclaman una actualización salarial tras una pérdida de entre 40 y 50 puntos desde que asumió el nuevo Gobierno Nacional.

Los problemas de gestión continúan sin resolver, algunos flagrantes, otros urgentes. En algunos casos las dificultades se tornan más hondas, como lo muestra la cronología de los alimentos próximos a vencer en galpones del Ministerio de Capital Humano. El conflicto universitario, ahora con los salarios en el foco de discusión, es uno de ellos.

El cuerpo docente y no-docente de las universidades nacionales viene reclamando desde enero una actualización de ingresos que corra en sintonía al ritmo inflacionario, algo que no ha sucedido desde que Javier Milei asumió la presidencia. Al menos, se entiende en el reclamo de los gremios, que la pérdida de poder adquisitivo no sea tan pasmosa.

Los gremialistas nucleados en el Frente Sindical de Universidades Nacionales estimaron la pérdida de poder adquisitivo desde enero en el orden del 40 y 50 por ciento.

El principio de entendimiento entre Gobierno y las autoridades del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) por las partidas para gastos de funcionamiento es una parte del conflicto universitario: en estos casi seis meses de gestión “libertaria” los salarios de docentes, no docentes e investigadores experimentaron una retracción notoria.