julio 17, 2024

En una sesión maratónica, el Senado aprobó importantes cambios en el sistema de monotributo. Si la ley queda firme, los contribuyentes de la categoría A verán un incremento en su cuota mensual de $12.128 a $26.600. Además, el límite anual de facturación para esta categoría aumentará de $2.108.000 a $6.450.000.

Otro punto relevante es la eliminación del monotributo social. Actualmente, quienes están bajo este régimen pagan $3.200 mensuales, con subsidios que cubren el 100% de los componentes impositivos y previsionales, y el 50% de la obra social. Este régimen estaba diseñado para personas con ingresos muy bajos, permitiéndoles facturar, acceder a una obra social y cotizar para la jubilación a un costo reducido.

Con la eliminación del monotributo social, estos contribuyentes deberán pasar al régimen general de monotributo, específicamente a la categoría A, y comenzar a pagar $26.600 mensuales. Esta transición representa un aumento significativo en sus costos, lo que podría afectar su capacidad para mantenerse formalizados.

El presidente del Consejo de Ciencias Económicas, Enrique Brizuela, explicó que este cambio afectará especialmente a personas con oficios que no facturan regularmente. El fin del monotributo social elimina los subsidios y obliga a estos contribuyentes a asumir los costos completos del régimen general, lo cual podría dificultar su acceso a los beneficios de formalización laboral y seguridad social que antes disfrutaban.